imagen lean manufacturing

LEAN MANUFACTURING. CONCEPTOS GENERALES

El Lean Manufacturing tiene su origen en el sistema de producción Just in Time (JIT) desarrollado en los años 50 por la empresa automovilística Toyota. Con la extensión del sistema a otros sectores y países se ha ido configurando un modelo que se ha convertido en el paradigma de los sistemas de mejora de la productividad asociada a la excelencia industrial.

El sistema de mejora continua Lean Manufacturing, es una metodología consolidada, y su aplicación y potencial deben ser tomados en consideración por toda empresa que pretenda ser competitiva, independientemente de su tamaño o sector empresarial.

Lean Manufacturing consiste en la aplicación sistemática y habitual de un conjunto de herramientas y técnicas de fabricación que buscan la mejora de los procesos productivos a través de la reducción de todo tipo de desperdicios. Es una filosofía de trabajo, basada en las personas, que define la forma de mejora y optimización de un sistema de producción centrándose en identificar y eliminar todo tipo de desperdicios, definidos éstos como aquellos procesos o actividades que usan más recursos de los estrictamente necesarios. Los desperdicios se clasifican en varios tipos, sobreproducción, tiempo de espera, transporte, movimientos innecesarios, exceso de almacenamiento, defectos, rechazos y reproceso.

Lean Manufacturing se centra en lo que no deberíamos estar haciendo porque no agrega valor al cliente y tiende a eliminarlo. Para alcanzar los objetivos, se desarrolla una aplicación sistemática y habitual de un conjunto de herramientas y técnicas que cubren todas las áreas operativas de fabricación como la organización de los puestos de trabajo, gestión de la calidad, flujo interno de producción, mantenimiento y gestión de la cadena de suministros entre otros.
El objetivo final es el de generar una nueva cultura de la mejora continua basada en la comunicación y en el trabajo en equipo. La cultura Lean no es algo que empiece y acabe, es algo que debe tratarse como una transformación cultural si se pretende que sea duradera y sostenible, es un conjunto de herramientas y técnicas centradas en el valor añadido y en las personas.

Para finalizar, la clave está en la actitud, tiene que ser persistente en el tiempo, de perseguir e implementar acciones de mejora y eliminar actividades de no valor añadido, con pleno apoyo de la dirección y de empleados, adaptadas a cada empresa, para el incremento de la productividad, la reducción de plazos de entrega, el aumento de la calidad y la reducción de costes.